Saltear al contenido principal
Por Qué Comprar Una Puerta Acorazada?

Por qué comprar una puerta acorazada?

La razón es simple, por seguridad.

La mayoría de los hogares de España tiene una puerta de madera blindada con cerradura de 3 puntos. Lo que no sabemos muchos es que cualquiera de estas puertas se puede abrir en menos de 2 minutos y haciendo poco o ningún ruido.
(Vea la diferencia en puertas blindadas o puertas acorazadas)

Hay quien se instala uno o varios cerrojos extras pero la realidad sigue siendo la misma. Las puertas siguen siendo fáciles de abrir para los amigos de lo ajeno.

¿Que tiene una puerta acorazada que la hace más segura?

La mayoría de puertas acorazadas del mercado pasan por una serie de pruebas para saber que resistencia ofrecen ante el ataque de un ladrón.
Cualquier puerta de madera blindada no sería capaz de superar estas pruebas.
Por eso, según los resultados, las puertas acorazadas se clasifican en grado 3, grado 4 y grado 5.

Para medir esta clasificación se tiene muy en cuenta el tiempo que el ladrón dedicará y las posibles herramientas que utilice para intentar abrir la puerta.

Las puertas de grado 3 ofrecen una gran resistencia y son muy recomendables en la mayoría de pisos o viviendas unifamiliares donde haya muchos vecinos cerca.
Las puertas de grado 4 son todavía más resistentes a los ataques y suelen instalarse en viviendas más o menos aisladas y unifamiliares.
Las puertas de grado 5 solo se usan en joyerías, administraciones de lotería, bancos, armerías, etc y pueden llegar a ser puertas antibala.

El simple hecho de que las puertas acorazadas tengan un certificado de resistencia ya es una razón muy poderosa para garantizar la seguridad de su hogar.

Dicho de otra manera, comprar una puerta acorazada es comprar una puerta de seguridad.

A continuación se puede ver en el vídeo algunas de las pruebas de ataque a una puerta Fichet. No tiene desperdicio…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba